Central fue protagonista y los tres puntos se quedaron en Arroyito

Central comenzó el campeonato con el pie derecho y derrotó 2-1 como local a Argentinos Juniors dejando buenas sensaciones en cuanto al juego.

 

Con la llegada de Ávila, Central consiguió algo que necesitaba: velocidad en la última línea. Con centrales rápidos, el equipo no sufrió mucho a espaldas de los laterales, ya que casi siempre llegaban al cierre, solucionando un déficit muy importante que hubo en el campeonato anterior.

 

También creció desde la circulación del balón. Con Vecchio como eje, mas Zabala, Villagra y Mazzaco por izquierda como apoyos, Central pudo elaborar juego en el primer tiempo, juego que se tradujo en peligro ya que Gamba por afuera logró profundidad, y con Martínez Dupuy hubo una referencia en el área capaz de preocupar a los centrales rivales.

 

Sobre el final del primer tiempo, en una de las pocas proyecciones de Almada, este llegó al fondo y tiró un centro que encontró a tres futbolistas de Central en el área, y fue Martínez Dupuy el que la terminó empujando para el 1-0. Apenas dos minutos después, luego de un error en la salida de Argentinos, Villagra le pone un pase perfecto al espacio para Gamba que define y pone el 2-0 con el que termina el primer tiempo.

 

Ya con el marcador a favor, en el segundo tiempo Central agrupó líneas en su campo y se paró para jugar de contra, y de esta manera tuvo un par de chances claras para aumentar el marcador. Sin embargo, no pudo y sobre el final el bicho descontó, pero no le alcanzaría para poner en peligro el triunfo canalla.

 

En definitiva, Central tuvo una actuación sólida. Todavía hay cosas para mejorar, como por ejemplo por momentos le falto variantes por afuera en ataque, o también por momentos tuvo problemas a espalda de Rinaudo; pero se lo notó mejorado al equipo con respecto al campeonato pasado.