Central volvió a mostrar más de lo mismo y ligó una goleada en el Monumental

Central fue superado y cayó 3-0 en su visita al Monumental. Un partido que comenzó parejo, en el cual River con el correr de los minutos logró imponerse desde el juego y con dos errores arbitrales que perjudicaron al Canalla, terminaron con el partido.

 

El Kily planteó un partido agrupando líneas en su campo para salir rápido de contra. Y el partido comenzó con muchas imprecisiones de ambos lados, y en esas imprecisiones Central logró apenas avanzar en el campo.

 

Con el correr de los minutos River fue controlando mejor la pelota, y progresivamente el equipo visitante se fue desordenando. Con el mediocampo tomando mal la marca, los dirigidos por Gallardo fueron creciendo con los minutos hasta que sobre el final del primer tiempo, en un tiro de esquina el local se puso en ventaja en el marcador.

 

Con el inicio del segundo tiempo el partido siguió igual, con Central corriendo atrás de la pelota. Hasta que Rapallini cobró un penal por una mano inexistente de Laso, River amplió la ventaja; y dos minutos después expulsó a Mazzaco por un pisotón en una disputa del balón. Luego de esto, llegó el tercero de De La Cruz y el partido se rompió definitivamente, y lo único que le quedó a Central fue aguantar para que la goleada no sea mayor.

 

Central cayó ante un rival mejor, que jugó mejor, pero los errores arbitrales lo sacaron definitivamente del partido. De todas maneras, se vieron en cancha rendimientos individuales muy bajos, fundamentalmente en la mitad de la cancha; además de problemas colectivos con y sin pelota. La derrota fue justa.