El retorno que esperanza

el equipo de bauza fue justo ganador en la tarde de domingo

Rosario Central recibió a Banfield por la primera fecha de una nueva edición de la Superliga en un Gigante de Arroyito colmado – como acostumbra -, y supo monopolizar el manejo de la pelota desde el comienzo del cotejo. Con la vuelta de Edgardo Bauza como máximo conductor, el plantel pudo imponer su mecánica de juego casi sin contrariedades, y culminó por imponerse 1 – 0 sobre los oriundos de Lomas de Zamora.

 

Gambeteando la disyuntiva que los asfixiaba, los hinchas canallas valoraron cada intervención que pudieron llevar a cabo las nuevas incorporaciones, y terminaron por festejar un resultado ajustado pero que, sin embargo, resulta esperanzador.

 

Los once que se hicieron cargo del balón desde el principio fueron Jeremías Ledesma, Alfonso Parot, Oscar Cabezas, Washington Camacho, Leonardo Gil, Néstor Ortigoza, Federico Carrizo, Fernando Zampedri y, por supuesto, el tan ansiado Marco Ruben. Mientras que, desde el banco, los acompañaban Elías Gómez, Maximiliano Lovera, Germán Herrera, Joaquín Pereyra, Marcelo Ortíz, Josué Ayala y el joven Andrés Lioi.

 

La impronta que el ex técnico de la selección argentina suele acuñarle a sus conjuntos se notaba a la legua y el cambio de actitud la acompañaba.

 

El partido albergó una supremacía canalla desde el comienzo: Banfield no generaba peligro que resultase significativo y los comandados por Bauza manejaban la pelota correctamente. El nerviosismo que acechaba a los de Arroyito (el mismo que acabó por brindarles un merecido 20° puesto en la Superliga anterior), parecía haberse disipado por completo.

 

Más allá de algunas apariciones aisladas, el primer grito canalla se hizo presente recién minutos de que culminara el primer tiempo, cuando Fernando Zampedri convirtió de cabeza el primer tanto que luego el árbitro del partido, Diego Abal, anularía por considerarlo fuera de juego.

 

Matías Caruzzo, una de las nuevas fichas, fue el encargado de convertir el único gol con validez del partido. Aprovechando un despeje desacertado del Taladro, Leo Gil envió la pelota directo al área y Caruzzo, quien se encontraba a su espera, no titubeó un segundo y puso el 1 – 0 definitorio.

 

Pese a no asegurar ningún tipo de resarcimiento concreto, el primer triunfo de Bauza ayuda a dejar atrás una semana que el hincha nunca debió padecer. Las elecciones presidenciales son un arista eminente que copió los movimientos de los protagonistas porteños y generó un terreno hostil al que el fanático de Central no se encuentra acostumbrado. Ni debería.

 

Por la segunda fecha del vigente torneo de fútbol argentino, Rosario Central deberá viajar a Córdoba para visitar a Talleres, cotejo que tendrá lugar el viernes 17 de agosto a partir de las 19 horas