No goleó ni gustó, pero ganó

6 DE 6 PARA EL EQUIPO DEL PATÓN QUE PRIORIZA GANAR SIN IMPORTAR LAS FORMAS

Rosario Central visitó el Estadio Mario Alberto Kempes para enfrentarse a Talleres de Córdoba por la segunda fecha de la Superliga, y, pese a no deslumbrar con su técnica, pudo imponerse ante el conjunto de Vojvoda por 1-0 y rescatar la totalidad de los puntos en juego.

 

Atrás quedó la buena actuación que el equipo de Edgardo Bauza supo ejecutar en el debut del máximo torneo de fútbol argentino. En esta nueva oportunidad, Central no tuvo cohesión alguna.

 

Los veinte jugadores que viajaron a Córdoba fueron Jeremías Ledesma, Josué Ayala, Gonzalo Bettini, Matías Caruzzo, Óscar Cabezas, Miguel Barbieri, Alfonso Parot,e Marcelo Ortíz, Elías Gómez, Federico Carrizo, Néstor Ortigoza, Diego Arismendi, Leonardo Gil, Washington Camacho, Joaquín Pereyra, Andrés Lioi, Fernando Zampedri, Marco Ruben, Maximiliano Lovera y Germán Herrera.

 

A los 16 minutos, y después de reiteradas amenazas del conjunto local, una nueva pelota parada se apoderó del protagonismo. Leonardo Gil ejecutó un tiro libre limpio que arribó al área casi de inmediato, balón que Fernando Zampedri cabeceó para cambiar por gol.

 

El resto del cotejo no contuvo terceras nuevas ocasiones para los comandados por Bauza, sino todo lo contrario: Jeremías Ledesma tuvo que salvar a Central en reiteradas oportunidades. Incluso Germán Herrera padeció el desorden cuando, a raíz de un desbarajuste de la defensa, debió limpiar una pelota que, naturalmente, habría terminado por empatar el juego.

 

Pese a que el conjunto canalla no ostenta en fascinar, Edgardo Bauza supo obtener la totalidad de los puntos en disputa. Con su clásico 4-4-2, le otorgó al plantel una solidez que los hinchas no eran capaces de distinguir hace ya mucho tiempo.

 

Por la tercera fecha de la Superliga, Rosario Central deberá recibir a San Martín de Tucumán, cotejo que tendrá lugar el día domingo 26 de agosto a partir de las 17:45 hs.