Un 19 de diciembre...

El 19 de diciembre es muy significante para todos los hinchas de Rosario Central. Dos de los hechos más consagratorios de la rica historia del club data en la fecha mencionada. Los mismos son "La Palomita de Poy" y la Copa Conmebol conseguida en 1995. En Hincha Canalla estamos de festejo en este día y repasamos el por qué de la trascendencia de estos hechos.


La palomita de Poy

En primer lugar, nos remontamos al Campeonato Nacional 1971, donde en las semifinales se encontraron Central y Newell's, teniendo en cuenta que los Canallas habían finalizado primeros la Zona B y los Leprosos habían ocupado la segunda plaza de la Zona A. 

 

Dicho encuentro se llevó a cabo el 19 de diciembre de 1971 en el Estadio Monumental. Aquella tarde, el equipo que dirigía tácticamente Ángel Labruna formó con: Norberto Menutti, José Jorge González, Aurelio Pascuttini, Alberto Fanesi, Mario Killer, Carlos Aimar; Ángel Landucci, Carlos Colman, Aldo Pedro Poy; Ramón Bóveda y Roberto Gramajo.

 


Cuando promediaba el complemento, González centró desde la derecha y Poy conectó de palomita venciendo la valla que defendía Carlos Fenoy. El mismo fue el único tanto del cotejo y significó la clasificación a la final, donde después Central le ganó a San Lorenzo y gritó campeón. Cabe destacar, que era la primera vez que el Canalla se enfrentaba a Newell's en una etapa decisiva, lo que causó más euforia.

 

Este gol es recordado año tras año, celebrándose de forma masiva y bajo la denominación de "La palomita de Poy", "El vuelo continúa", entre otros. Sin embargo, la denominación por la que es conocido el gol a nivel nacional es "El gol más festejado del mundo".

 

Es toda una tradición Canalla festejarlo, la cual se trasmite de generación en generación.



Campeonato Internacional

En el año 1995, Central participó en la Copa Conmebol, competencia que reunía a equipos de América del Sur. Tras eliminar a Defensor Sporting (Uruguay), Cobreloa (Chile) y Atlético Colegiales (Paraguay), enfrentó a Atlético Mineiro (Brasil) en la final.

 


El 12 de diciembre se disputó el partido de ida en Belo Horizonte. El elenco que dirigía Ángel Tulio Zof fue vapuleado con un contundente 0-4, el cual había dejado por el suelo la ilusión de ser campeón. Una semana más tarde, con un Gigante de Arroyito colmado, Central dio vuelta la historia, igualando la serie en los 90 minutos y levantando la Copa Conmebol posterior a la definición desde los doce pasos.

 

Los goles Canallas los convirtieron Rubén Da Silva, Martín Cardetti y Horacio Carbonari en dos ocasiones. Cabe destacar que el once inicial fue: Roberto Bonano; Diego Ordóñez (Cristian Colusso), Federico Lussenhoff, Horacio Carbonari, Patricio Graff; Eduardo Coudet (Cristian Daniele), Omar Palma, Raúl Gordillo (Mario Pobersnik), Pablo Sánchez; Rubén Da Silva y Martín Cardetti.

 

Aquella conquista fue la primera obtención internacional de algún club del interior argentino. Cabe destacar que esta hazaña es utilizada como motivación de diferentes equipos del mundo al estar bajo un abultado resultado adverso.