¡Y ya lo vé, es el equipo de Coudet!

El próximo domingo vuelve a casa un emblema de la historia del Club Atlético Rosario Central. Eduardo Coudet estará sentado en el banco de relevos visitante del Gigante de Arroyito, enfrentando por primera vez como entrenador al conjunto Canalla. 

 

Sin dudas el Chacho será muy aplaudido cuando pise el cesped del estadio, teniendo en cuenta la marca que dejó en el club como jugador y el legado de buen fútbol que transmitió en su etapa como entrenador. Cabe destacar que fue director técnico de Central en 2015 y 2016, consiguiendo en ese lapso que todo el país hable de su equipo.

 

Tal vez no tuvo finales felices en su ciclo, pero si le devolvió al hincha la ilusión de poder pelear entre los mejores del país. En su primera temporada, finalizó tercero en el Campeonato 2015, tan sólo a cinco puntos del Campeón Boca, y fue sub-campeón de la Copa Argentina 2015. Su equipo peleó hasta último momento los dos frentes, cayendo sobre el final en el campeonato doméstico y siendo testigo de la subversión de Boca en la final de la copa.

 

Al año siguiente, el Chacho volvió a armar un equipo competitivo y fue por revancha. Ésta vez la ambición y su falta de experiencia lo condenaron. Comenzó peleando el Torneo de Transición 2016 y la Copa Libertadores, pero con el correr de los partidos el desgaste se notó y no le quedó otra que enfocarse solamente en la Copa . En dicho certamen internacional, quedó eliminado en cuartos de final, en lo que fue para muchos una final anticipada, teniendo cuenta que Atlético Nacional terminó siendo el campeón.

 

Finalmente el Chacho tuvo su última revancha en la final de la Copa Argentina 2016. El nivel no era el mejor y muchos de los refuerzos habían sido un fracaso. Errores concretos de Central, fueron los que le cedieron la Copa a River, ya que el Canalla había hecho una gran final. Esa misma noche, Coudet presentó su renuncia, pero los hinchas le dejaron la puerta abierta para que vuelva a hacerse cargo del primer equipo en un futuro.

 

Un dato a destacar es su buen ojo para reclutar jugadores. Consolidó en primera división a jóvenes como Franco Cervi, Giovani Lo Celso, Walter Montoya y Víctor Salazar, haciendo que grandes equipos pregunten por ellos. También fue en búsqueda de grandes jugadores de experiencia, como lo fueron en Central, Javier Pinola y Marcelo Larrondo.

 

Sin dudas, desplegó el mejor fútbol que ha tenido Central en las últimas décadas, pero lo curioso es la cantidad de nombres que se movieron desde su debut, hasta su último partido. En la victoria 1-0 ante Racing en la primera fecha del Campeonato 2015, formó con Mauricio Caranta; Pablo Álvarez, Alejandro Donatti, Yeimar Gómez Andrade, Elías Gómez; Fernando Barrientos, Damián Musto, José Luis Fernández; Franco Cervi (Walter Montoya), Marco Ruben  (Franco Niell) y Jonás Aguirre (Maximiliano González). 

 

Por otro lado, en su última presentación ante River en el marco de la Copa Argentina, formó con: Sebastián Sosa; Víctor Salazar (Mauricio Martínez), Dylan Gissi, Marco Torsiglieri, Jonás Aguirre; Damián Musto, Walter Montoya, Giovani Lo Celso (Germán Herrera), José Luis Fernández (Washington Camacho); Teófilo Gutiérrez y Marco Ruben. Este dato hace referencia, a sus constantes peleas con la comisión directiva por mantener a sus jugadores, teniendo en cuenta que otro de los motivos de su salida.

 

Más allá de todo, todos lo verán con un sonrisa y con lema "Bienvenido al loquero más lindo del mundo".