Los años de Bauza como DT Canalla

En 1992 y después de una larga carrera que incluyó la cifra de 108 goles (es el cuarto defensor con más goles de la historia del fútbol) y dos títulos con Rosario Central (1980 y 1987), "Patón" Bauza se retiró y comenzó a trabajar en el club como entrenador de inferiores. Más tarde en 1998, le llegaba la oportunidad de dirigir el plantel profesional.

 

En 1998 el equipo volvió a clasificarse para la Copa Conmebol, copa que ya había ganado en 1995. En primera fase eliminó al Audax Italiano de Chile. En cuartos de final Central eliminó a Huracán Buceo de Uruguay, mientras que en semifinales derrotó al Atlético Mineiro de Brasil, y se ganó el derecho de disputar otra final. La final se disputó ante el Santos de Brasil, el cual no ganaba un título internacional desde los tiempos de Pelé. Los brasileños se impusieron 1 a 0 en el duelo de ida disputado en su estadio de Vila Belmiro; y los dirigidos por Bauza no pudieron dar vuelta el resultado, y luego de empatar 0 a 0 en el Gigante, el conjunto brasileño se quedó con el título.

 

En 1999 hizo un gran campeonato. El equipo dirigido por Edgardo Bauza, y con jugadores como Ezequiel González, Juan Antonio Pizzi, Ivan Moreno y Fabianesi, Ricardo Canals, José María Buljubasich, y Rafael Maceratesi entre otros, logró una serie de 9 victorias consecutivas (récord en la historia del club en primera división) lo cual llevó a tener, hasta la última fecha del certamen, expectativas de campeonar. Finalmente los 43 puntos finales no alcanzaron a los 44 de River Plate, quien se quedó con el título, a pesar del extraordinario torneo de los de Bauza.

 

Gracias a esto, Central se clasificó a la Copa Libertadores 2000, en la cual quedó eliminado en octavos de final por penales ante Corinthians.

 

En el 2001 y bajo la conducción de Bauza, Central hizo la mejor Copa Libertadores de su historia: clasificó primero en su grupo (conformado por Junior de Colombia, Universitario de Perú y Velez), luego eliminó al Cobreloa de Chile en octavos de final, luego al América de Cali en cuartos, y cayó en semifinales ante el Cruz Azul de México.

 

Sin embargo, el hecho de privilegiar a los torneos internacionales por sobre el campeonato doméstico, hizo que en sus últimos años al frente del club (2000 y 2001) fueran muy pobres en resultados locales. En el torneo Clausura 2001 el equipo dirigido por Bauza tuvo una muy mala campaña, en la cual Central acabó ultimo en el campeonato. Luego de esto a Bauza no le renovaron el contrato.

 

Luego de que se fue de Central tuvo una gran carrera como entrenador. Ganó la Copa Libertadores 2008 con LDU Quito y la del 2014 con San Lorenzo, además de llegar a dirigir a la selección argentina en 2016.

 

También en 2016 se publicó su libro "El Método Bauza" en el cual expresa su ideología y pensamientos futbolísticos. "Jugar bien, en el fútbol, es lograr el equilibrio. Saber atacar y saber defender. Todos los equipos que lograron cosas saben a la perfección el sentido de las dos variables”.

 

En mayo del 2018 Bauza regresaría a Rosario Central, en lo que sería su segundo ciclo como entrenador auriazul.  Una de sus frases al llegar fue: «No conozco otro objetivo que no sea salir campeón con Central». Así fue que le dio una importancia a la Copa Argentina 2018.

 

En treintaidosavos de final, derrotó a Juventud Antoniana con un resultado de 6-0. Luego, tanto en dieciseisavos como en octavos de final, el canalla empató ambos partidos: el primero sin goles contra Talleres, avanzando por penales 5 a 3. En octavos de final, el club de Arroyito igualó 1 a 1 frente a Almagro y lo derrotó 5 a 4 en los tiros desde el punto penal.

 

En cuartos de final, al canalla le tocó enfrentar a Newell's. Como venía siendo costumbre, los de Bauza derrotaron nuevamente a su máximo rival y avanzó a semifinales con goles de Herrera y Zampedri, con descuento de Torres para Newell´s.

 

Central se enfrentó a Temperley por las semifinales. El partido terminó empatado 1-1 luego de un gol de los celestes en los últimos minutos del partido. Sin embargo, Central logró imponerse  en los penales 4-2, y se clasificó para su cuarta final de Copa Argentina.

 

La final de la copa se disputó el 6 de diciembre en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza ante Gimnasia y Esgrima de La Plata. Central ganaba durante el primer tiempo con gol de Zampedri, pero en el segundo tiempo Lorenzo Faravelli puso el empate. La igualdad se mantuvo durante los noventa minutos, y se forzó la definición por penales. Allì, convirtieron Ortigoza, Rubén, Parot y Caruzzo para Central, mientras que gimnasia solo convirtió uno de sus penales. Así, el canalla logró coronarse campeón de la Copa Argentina por primera vez en su historia. Esto lo convirtió a Bauza en el segundo en lograr salir campeón como jugador y entrenador en la historia del club (el otro Eduardo Blanco en 1930).

 

Sin embargo, y al igual que en su primer ciclo, los malos resultados en la liga local y en la Copa Libertadores 2019 lo llevaron a su destitución en marzo del 2019, cerrando así su última etapa como entrenador.