Tesorería en cuarentena: La delicada situación económica que atraviesa Rosario Central

En su afán de que al club le vaya bien deportivamente, el hincha suele pedir de manera desmedida refuerzos para el plantel. Lo cierto es que la delicada situación financiera de Central no se condice con ese pedido. De hecho, los únicos jugadores que llegaron al club en este mercado de pases, Vecchio y Bottinelli, llegaron libres.

 

Hace unos días surgió la información desde un medio de Buenos Aires que los jugadores de Central no cobran sus salarios desde marzo. Desde la dirigencia lo que explican en cuanto a esto es que los jugadores están al día con respecto al contrato registrado en AFA, y que las deudas tienen que ver con la refinanciación acordada a raíz de la crisis económica generada por el coronavirus. Sea como sea la situación, Central mantiene deudas con sus jugadores. Y no solo con estos.

 

Ciro Rius tuvo que volver a Defensa y Justicia porque Central no pudo comprar su pase. También hay una deuda con Unión por los pases de Damián Martín Martínez, Diego Zabala y Emanuel Britez. Por lo que se pudo saber, el monto ascendería a 900.000 dólares. Durante los últimos meses la paciencia de Unión dejó de ser la misma y por eso avisó que podría reclamar ante la Liga Profesional. En caso de prosperar, podría inhibir al club. Tan delicada es la situación que los dirigentes negocian con el tatenge la eliminación de la clausula que obliga a Central a comprar el pase de Damian Martinez si juega una determinada cantidad de partidos. De hecho si no prospera esa negociación se evalúa incorporar a un lateral libre y que Martinez quede colgado.

 

Otro dato preocupante es la cantidad de cheques rechazados. Durante este 2020, fueron rechazados  más de 120 cheques por falta de fondos librados por más de 90 millones de pesos, lo que equivale a algo más de un millón de dólares al cambio oficial. Estos inconvenientes comenzaron a mediados del año pasado, aunque con un volumen de deuda menor. Hace un año, se trataba de cinco cheques que sumaban poco más de 6 millones de pesos. La cifra actual es 15 veces mayor. En cuanto a esto, Carloni se excusa diciendo: “Central emitió en un mes 796 cheques y esos 126 cheques rechazados son desde el inicio de la pandemia. No se dice que el porcentaje de rechazo es de apenas el 15 por ciento de lo emitido y que pagamos el otro 85 por ciento. Nadie fue dirigente de fútbol en una pandemia. Como dijo el presidente de la Nación: “todos me dan consejos, pero nadie fue presidente en una pandemia”.

 

Lo cierto es que la situación economía el club ya venia en caída. Durante los últimos años, por la ignorancia futbolera de algunos dirigentes, se pagaron cifras muy altas por futbolistas que no lo valían y el club fue gastando un dinero que no pudo recuperar. Y la llegada de la pandemia y el parate de la actividad fue el golpe de gracia. Lo cierto es que Central no está en condiciones de incorporar buenos futbolistas y va a tener que apostar por los pibes, mas por obligación que por convicción.